jueves, 17 de abril de 2008

Carpe noctem

Carpe noctem, dicen. ...............................................................................Mujer o El Espíritu de la noche, 1952-Remedios Varo

Y ellas hacen la vendimia y venden sus pezones como uvas. Y las
lunas se les clavan en sus ojos de esquirlas y lamen la sangre que
cae de sus anhelos tan
l e n t a m e n t e.

Quien juega con fuego, dicen.

Y a ellas no les importa quemarse saltando una tras otra hoguera.
Saben que la mujer es de noche y el hombre es de día.
Saben que la mujer es húmeda y fría y que se hacen espuma de
mar sus deseos.
Saben que no son brujas y por eso enseñan todo el polvo que
guardan en sus camas y esconden escobas. Escobas que hacen
volar, dicen. Escobas que son pelos de coño muy rizados, como
pasados por fuego.

Os cortaremos las alas, dicen.

Y ellas ríen con su cuerpo vendido. Porque son ángeles del diablo,
cuerpo vendido y alma vendida. Epístolas de sello rojo.
Y vuelan con el pecado de la lujuria y una virtud de luna
creciente.
Y ellas vuelan y vuelan, las prostitutas del hambre, con el deseo
entre las piernas y una promesa de dormir siempre sucias. Y
vuelan. Y hacen la vendimia de sus pechos y escancian el vino
como fruta madura que también es pecado y toda la espuma de su
sangre derramada. Y mar. Porque es de noche. Y sólo de día,
carpe diem, los hombres secos y calientes como los desiertos que
atraviesa la mente serán capaces de cortarles las alas o
fundírselas en un gemido, como hiciera Ícaro.
Los hombres son sólo hombres. Y desde el templo de Apolo las
prostitutas del hambre les ofrecen sus alas para la noche, sólo
para la noche.

Ana Muñoz



archivo del blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com