puedes encontrarme en

  • decantación - empiezo a sentir el aire en la calle no en la casa casa de mis padres perdí en algún punto la mía tengo un rincón no aquí empiezo a sentir mezcla ml

sábado, 22 de junio de 2013

Ofrenda al lobo cojo

Wolf, 1970 - Dame Elizabeth Frink
1


Vuelve a tu guarida
Avergonzado lobo cojo

Y allí duerme
Hasta que no se te congele el aullido
Y enmohezcan las injurias y mueran las hachas de la caza universal

Hasta que no se desplomen todos
Con las manos vacías
Y se muerdan la lengua de pena

Y los déspotas testaperros de puñal en la oreja
Y los batidores con el miembro viril sobre los hombros
Y los dragones cazadores devoradores de lobos

Me arrastro ante ti en cuatro patas
Y aúllo en tu honor
Como en tus grandes
Verdes tiempos

Y te ruego cuídate mi cojo divino
Vuelve a tu guarida


2


Me he extendido ante ti
Lobo cojo

Reposo entre tus estatuas
Deformadas e incendiadas
Y revestidas de barro

He caído entre ellas
Con el rostro en tus sacras ortigas
Y con ellas ardo

Mi boca está llena
De su carne de madera
Y de sus cejas doradas

Me he extendido ante ti
Dime con un chirrido que me levante
Lobo cojo

Lonewolf, 1981 - Colin Self

3


Recibe mis modestas ofrendas
Lobo cojo

Te traigo sobre mis hombros una oveja
Y un sorbo de hidromiel en los labios
Para que entretengas tus fauces

Y un poco de agua viva en mis manos
Para que te ejercites en el milagro

Y una corona de gladiolos
Hecha a la medida de tu cabeza
Para que no olvides quién eres

Y una muestra de las más recientes cadenas de lobo
Para que las estudies bien

Recibe mis ofrendas
Y no las disperses con tu cola divina
Lobo cojo


4


Vuelve tu mirada hacia mí
Lobo cojo

Y aliéntame con el fuego de tus fauces
Para que cante a tu nombre
Con la remota lengua de tilo

Traza en mi frente con tu garra
Dibujos y líneas celestiales
Para que llegue a se intérprete de tu silencio

Y muérdeme la mano izquierda
Para que me reverencien tus lobos
Y me proclamen su pastor

Vuelve tu mirada hacia mí
Y no fijes tus ojos en tu derribada estatura
Lobo cojo


5


Levanta la piedra de tu corazón
Lobo cojo

Y muéstrame cómo transformas
La piedra en una nube portadora de sol
Y la nube en un ciervo de dorados ojos

Y si no te cansa muéstrame
Cómo conviertes el ciervo en blanca albahaca
Y la albahaca en una golondrina de seis alas

Y muéstrame si aún te acuerdas
Cómo transformas la golondrina en una serpiente-fuego
Y la serpiente en una piedra preciosa

Levanta la piedra de tu corazón
Y colócala en el mío
Lobo cojo

A wolf, 1913 - Henri Gaudier-Brzeska

6


Deja que me acerque
Lobo cojo

Deja que te arranque
Tres pelos milagrosos
De tu cabeza triangular

Deja que toque con mi bastón
La estrella en tu frente y la piedra en tu corazón
Y la oreja izquierda y la derecha

Y deja que bese
Tu divina garra herida
Apoyada en la nube

Deja que me acerque
Y no me asustes con tu sagrado bostezo
Lobo cojo


7


Vuelve a tu guarida
Lobo cojo

Y allí duerme
Hasta que no cambie tu pelo
Y te crezcan nuevos dientes de hierro

Duerme hasta que los huesos de mis antepasados
No florezcan y se ramifiquen
Y perforen la corteza terrestre

Duerme hasta que no tiemble tu guarida
Y se derrumbe sobre tu cabeza

Duerme hasta que tu estirpe
De la otra parte del cielo
No te despierte con su aullido

Vuelve a tu guarida
Te visitaré y te asistiré en sueños
Lobo cojo


Vasko Popa
De: Sal lobuna
Dentro de: Vasko Popa Poesía, Traducción: Juan Octavio Prenz, Ed. Calamus/FCE, 2012 México


el placard: poemas de vasko popa
poem hunter: vasko popa
tate museum: dame elizabeth frink - wolf
tate museum: colin self - lonewolf
tate museum: henri gaudier-brzeska - a wolf

archivo del blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com