puedes encontrarme en

  • decantación - empiezo a sentir el aire en la calle no en la casa casa de mis padres perdí en algún punto la mía tengo un rincón no aquí empiezo a sentir mezcla ml

martes, 19 de junio de 2012

Inminencia


Coast scene with town on a cliff and ship - Alexander Cozens




Contra furiosos vientos, valiéndose 
de las paredes, de los barandales
del hábito, para sostenerse.
Sueño, rey de la selva.


Ráfagas crueles de lucidez.
Válvula, bomba de corazón, portazo.
Ramas llevadas por la tempestad: secretarias
en vilo, por la tromba de un elevador.


El rictus del ahogo en este limbo de la morgue,
en esta lata de sirenas à la crème du Barry.
El tiempo suspendido,


mientras no se demuestre lo contrario.
A las puertas del cielo había un reloj
dando la comunión.








Despedida



A punto de morir,
vuelvo para decirte no sé qué
de las horas felices.
Contra la corriente.


No sé si lucho para no alejarme
de la conversación en tus orillas
o para restregarme en el placer
de ir y venir del fin del mundo.


¿En qué momento pasa de la página al limbo,
creyendo aún leer, el que dormita?
La corza en tierra salta para ser perseguida

hasta el fondo del mar por el delfín,
que nada y se anonada, que se sumerge
A blasted tree in a landscape, c. 1780 - Alexander Cozens
y vuelve para decirte no sé qué. 








Fray Luis





La urgencia y qué, sumergida en el sueño, 
tantos años después. La casa a 
oscuras
por el camino al baño.
Claridad


de versos olvidados. Claridad
de fragmentos de luna entre las ramas,
como una extraña cita de memoria,
acudiendo de siglos, esperándome


en la ventana, recobrando la forma
de un soneto que vuelve en el ramaje
sonámbulo de versos, tantos años después.


La urgencia y qué mueve la luna,
la memoria,
la vejiga en las sombras










Agua rizada



Landscape with Fir Trees - Alexander Cozens
En los manantiales del tiempo, 
no hay prisa ni presión. El espacio
crece de espacio
como un álamo.


En el espejo está la eternidad
que se queda mirada.
Cuando, por fin,dichosa parpadea,
el tiempo nace como interrupción.


El tiempo. la costilla de Narciso,
es una astilla de la eternidad,
espejo roto de Eco en Eco.


El tiempo irrumpe cuando ya no hay tiempo.
Te amo, eternidad
fugitiva. Dichosa interrupción: detente.






Gabriel Zaid

De: Sonetos en prosa
Dentro de: Sonetos y Canciones, Ediciones El Tucán de Virginia, México 2011




archivo del blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com