puedes encontrarme en

  • decantación - empiezo a sentir el aire en la calle no en la casa casa de mis padres perdí en algún punto la mía tengo un rincón no aquí empiezo a sentir mezcla ml

sábado, 18 de febrero de 2012

Zalagarda




D o g m a

Untitled (Gelbe Dre), 1943 - Kurt Schwitters

Este diario es confesional. Inusitadamente hoy me rasuré.

Después fui temprano al café. Leí a Blanchot. Mientras con-

ducía hacia la oficina escuché a Los Beatles. Escribo estas

palabras durante una junta de trabajo. Blanchot dice que es-

cribir diarios no refleja sino insinceridad, tal vez hipocresía.

No forzosamente quien escribe es mentiroso, pero sí produce

falsedades: Pactar con la felicidad o recordar la imposibili-

dad de ser feliz es el sentido último de lo que escribo.





D i v i n i d a d


La sutura me recuerda que debo mirar el ventanal con tela-

rañas en la Rúa dos Mercadores. A lo lejos se escucha una

melodía árabe que proviene de un radio. La ventana tiene un

barandal oxidado. La estancia parece deshabitada. Atrás del

barandal hay una malla rota de alambre. Más atrás, un portón

de madera cerrado. El muro que enmarca la ventana perma-

nece sucio y percudido. Pertenece a un edificio de unos 15 o 20

metros de altura. Sin embargo, los cuartos de los pisos su-

periores parecen habitados. Aun así tres puertas del edificio

donde se inscribe el ventanal, cuatro veces tapiado, también

están canceladas. Tal vez ahí reside la divinidad.

Untitled (Merzbild rosa-gelb), 1943 - Kurt Schwitters




L a  C a l u m n i a


la vi entrar al museo la seguí ella recorría los pasillos tropezó

sobre un espejo en el piso de mármol vi distintas imágenes

compitiendo con los lienzos pendientes del muro la quebra-

dura ocurrió cerca de la calumnia pound la menciona en el

inevitable canto cuarentaycinco no pudo haber venido con

la usura y en efecto el artista la fabricó para defender a un

predicador que de todos modos murió en la hoguera no obs-

tante es sólo un reflejo de otro reflejo luciano de samosata

del siglo dos menciona cierta obra de cierto artista efeso

llamado apeles que hace más de dos milenios se representó

a sí mismo denigrado por el rey ptolomeo bajo el influjo de la

ignorancia y la sospecha esa obra fue devorada por el tiempo

nadie había escrito que la calumnia florece y abunda en las

cortes ni había hablado de usura ni de pound ni de savonarola

quien dejó incompleta tristitia obsedit me tampoco antici-

pó la reaparición de apeles en un lienzo florentino diecisiete

siglos después ni que hoy la viera entrar al museo la haya

seguido y ella tropezara con un espejo en el piso de mármol



A r e z z o


Mz30,50, 1930 - Kurt Schwitters

Debía ser tarde. La habitación era oscura. Sólo recuerdo que

me miraban. Me practicaron una autopsia. Hurgaban escrupu-

losamente en aquello que aún me duele. Había una paradoja.

Ellos examinaron mi cadáver y yo estaba despierta. Era tarde

porque ya todos dormían en la habitación. Me incorporé y me

asomé desde la ventana. Entre cipreses, los faroles desga-

jaban una luz cansada y discreta. Ahora que lo pienso debía

ser tarde. Volteé nuevamente. Me veían y yo sangré de la 

muñeca




T a b l a s  d e  T a r t a r i a



Me acerco a una puerta en la Rúa dos Mercadores. Conforme

me aproximo el zumbido de los moscos es más audible. La

música árabe también adquiere mayor definición. Remuevo

las telarañas que cubren la ventana. Cuando lo hago siento

una punzada en el brazo izquierdo. Entonces utilizo la mano

derecha. En el marco de la ventana leo estas palabras en una

empolvada inscripción de plata: Toda escritura está fecha-

da y signada. Toda escritura representa una deserción. Toda

escritura significa sustitución. La marca aparece en lugar de

la experiencia. Toda escritura se ampara en una voluntad de

registro. Toda escritura es ausencia.








E v o r a


Untitled (Ölabstrich auf Zeitungspapier), 1939 - Kurt Schwitters

Ahora probaré escuchar las percusiones mientras observo

aquellas figuras licuándose. Soldados y ángeles y emperado-

res y vírgenes circulan en su fijeza. Ahora probaré disolverme

entre el claroscuro y el ritmo y la perspectiva.





1 3 4 8


Los monjes atendieron al pintor convaleciente con yerbas

molidas y flores blancas. Recibió los sagrados óleos y fue ex-

pulsado del convento. En la plaza del campo encontramos el

cadáver entre pústulas negras y violáceas. Su mano izquier-

da sostenía un pincel y la otra un gran paño de seda roja. Yo

escudriñaba el fresco cuando tú escuchaste los relinchos.



Rodrigo Flores Sánchez

De: Zalagarda, Mano Santa Editores, México 2011









archivo del blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com