puedes encontrarme en

  • pórtico - se asomano es la ocasión le digomientras continuo escuchando sobre esas casas que debería conocerella se interna en la suya ml

domingo, 15 de abril de 2012

Dulce sabor de días agrestes





Sucede el pensamiento


Les fulles seques fan sardana,1992 - Modest Cuixart


Este tiempo. La lluvia.


Nadie venía a verme por la tarde
y el corazón,
opuesto a las palabras, 
rendía su homenaje silencioso.


Lejos hablaba el mar, la noche.


Siempre los pasajeros
sienten terror del cielo
y nadie representa la comedia
con el tono de voz apetecido.


Seguía el agua golpeando
y nostálgicos paraguas
redimían la aurora.


Vengo del aire o nunca
decías con tus labios
y más allá, muy lejos,
respiraban los hombres su deseo.


Cada encuentro sucede
apetecido. Todos tienen temor,
es algo repentino.


Y encuentro el horizonte,
el sol guillotinado.


Nostálgico recuerdo.


Ahora y llueve digo
como amor sin palabras:
Sucede el pensamiento.


 . . . . . . . . . Sucede el pensamiento, 1959






Nadie en las puertas
Sin título, 1948 - Modest Cuixart




Nadie en las puertas
Nadie en los largos corredores
que conducen directos
hacia las antiguas plazas y viejos campanarios
 . . . . . . . . . . . . . . . .Sólo el viento,
testigo del naufragio.
Nadie en los altozanos.
Nadie en las parideras
batidas por el sol
que lleva hasta el fondo de la sombra:
 . . . . . . . . . .Sólo el grajo
testigo del silencio de la tarde.
Nadie en los vestíbulos.
Nadie en los mercados
repletos de amapolas
para sustituir a los difuntos:
 . . . . . . . . . .  . . . . .Sólo el río
testigo de la sangre de la tierra.
Nadie nunca ya.
Nadie en ningún lado.
 . . . . .Sólo el viento,
 . . . . . . . . . .el grajo,
 . . . . . . . . . . . . . el río,
y el camino con piedras 
erizado.


 . . . . . . . . . Treinta y cinco veces uno, 1972






Hoy quisiera


Jardí l ocell sense gàbia, 1992 - Modest Cuixart
Hoy quisiera olvidarme del mar,
del mar en las ventanas,
del dígale usted a todos buenos días,
seguimos por aquí,
así como siempre, muy buenos de salud
y de agonía.
 . . . . Hoy quisiera
 no saber las palabras,
olvidarme los ritos, las maneras,
ser tan libre como la mano de una niña,
o el ojo de un pájaro en la niebla.
 . . . . Hoy quisiera
-queremos siempre y para nada sirve-
decir palabras lentas,
melodías colgadas de la sombra,
sueños que se entrecruzan, heroicas campanas.
 . . . . Pero somos de aquí,
del billete señor,
la carne va subiendo
y el hígado del viejo se estropea.
 . . . . Somos
de las tardes de fútbol.


Hoy quisiera
-quieres tantas cosas-
cerrar de una vez esta ventana
y descansar del ruido de allá afuera.
 . . . . Pero entran el mar,
el ruido y el regusto brutal
de toda esta tierra.
 . . . . Somos de ahí,
de enfrente,  justo al lado
donde se ama y se crea.
 . . . . Somos
-y hoy yo quisiera...-
del urbano paisaje de la tierra
y aquí no hay quien se salve
de la hoguera.


 . . . . . . . . . Treinta y cinco veces uno, 1972






Los olvidos (IV)
Bosctage de Varignon,1994-Modest Cuixart






Para qué vamos a desmontar los cajones empolvados
de los armarios. ¿Para qué? Estarán repletos de cadáveres
cintas de colores crucifijos y textos apagados por la luz
de los días. Estarán secretamente ocultos todos los gran-
des barcos que hundimos allí en los naufragios diarios
que será doloroso ver los ojos perdidos de los muertos y
escuchar el pequeño lamento de un espejo oculto en un
rincón cualquiera del enorme desván de la azotea.


Para qué desmontar dentaduras postizas y labios que no
besó ningún amante. ¿Para qué?


 . . . . . . . . . Tribulatorio, 1973






25 de Julio




Menudas las palabras,
los gestos diminutos,
las cotidianas voces;
He aquí lo que uno recoge
a lo largo del día.
 . . . . Y mientras tanto,
sobre tu corazón crece la ausencia
de los labios queridos.
 . . . . ¡Qué enorme es el naufragio
Nocturn 29, 1989 - Modest Cuixart
tan cotidiano y duro de los hombres!
Sobre la mesa, como siempre,
mudo queda el diario
de un loco abandonado.


 . . . . . . . . . Diario de náufrago, 1988






15 de Enero




Nada hay en la voz
tan penetrante como la aurora
y sólo tú, lejana,
me traes a la memoria
la hermosura terrible
de mi tierra
curtida por ásperos paisajes
desolados.


 . . . . . . . . . Diario de náufrago, 1988




José Antonio Labordeta
De: Dulce sabor de días agrestes (Antología), Edición: Javier Aguirre, Huerga&Fierro Editores, 2003 España




10 líneas: josé antonio labordeta / antología de poemas
ciudad de la pintura: cuixart
galería teller: cuixart

archivo del blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com